ayuda-idonea

Ayuda Idónea • 1ra Parte

“…mas para Adán no se halló ayuda idónea para él.” -Génesis 2:20b (RVR60)

Existe un concepto algo distorsionado sobre la frase “ayuda idónea”.  Cuando hablamos de “ayuda” inferimos que hay un trabajo que hacer.  La mujer fue creada con el propósito de ser ayuda, así que es necesario que el hombre tenga un trabajo para que la mujer pueda ayudar.  Cuando hablamos de trabajo no nos referimos a empleo, mas bien, nos referimos a su propósito.

“Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase.” – Génesis 2:5 (RVR60)

Cuando Dios coloca al hombre en el huerto le dio un trabajo, le dio algo que hacer, lo hizo con un propósito.  El hombre tenía una encomienda de parte de Dios, le dieron una asignación para que la cumpliera.  En el momento que Adán le puso nombre a todos los animales Dios vio que el hombre tenía la necesidad que alguien lo ayudara, es entonces que aparece la mujer.

“Y puso Adán nombre a toda bestia y ave de los cielos y a todo ganado del campo; mas para Adán no se halló ayuda idónea para él.” -Génesis 2:20 (RVR60)

Es aquí que podemos ver el propósito de la mujer el cuál es ser de ayuda, por eso, mencioné que el hombre debía tener algo que hacer para que la mujer pudiera ejercer su función.

En la mayoría de los casos que existen problemas matrimoniales podemos ver que la raíz de dicho problema se encuentra en que el hombre no tiene nada que hacer, ni proyectos, ni un propósito definido.

Un hombre que desconoce su asignación, no conoce cuál es su propósito por ende no necesita una ayuda a su lado. Cuando este hombre se une a una mujer que por naturaleza es ayuda, comienzan a tener problemas, porque la mujer no puede ayudar al hombre que no tiene un propósito definido.

Para que un matrimonio tenga éxito en lo que emprenda, debe de tener un proyecto en común, debe de haber un propósito por el cuál se unieron.

De igual manera, un hombre puede tener su propósito definido y tener varios proyectos para realizar, pero si se une a una mujer que no lo ayuda, será un problema.   En vez de ser de ayuda, será una piedra de tropiezo y un estorbo.  Claro, se oye fuerte, pero si no decides bien, serás parte de las estadísticas de divorcios en tu país.

Cuando uno va a abrir un negocio, primero se educa y se asegura de lo que va a hacer.  Si deseas trabajar como contable, estudias contabilidad.  Si deseas ser estilista, vas y estudias para conocer todo referente a tu profesión.  Pero cuando te vas a casar, no dedicas tiempo a conocer y a educarte sobre el matrimonio, sabiendo que es algo para toda la vida.

Es tiempo que analices en el punto que te encuentras y tomes decisiones drásticas.  Estudia y edúcate bien sobre quién eres, cuál es tu diseño y porqué estas aquí.  Luego que tengas esto claro, busca a una persona que te ayude a cumplir tu propósito.

Busca una ayuda, pero que sea una “ayuda idónea”.  En la 2da parte nos enfocaremos en la palabra “idónea”.

 

Comments

comments

tony@lopezpagan.com'

Tony López Autor