Conscientes de la Presencia de Dios

Conscientes de la Presencia de Dios

Una vez que naces de nuevo, debemos estar conscientes de la presencia de Dios en nuestras vidas.   Si al contrario, ignoramos esto, estaremos buscando la presencia de Dios en los lugares equivocados y siguiendo personas para que nos lleven a la presencia de Dios.

Cuando hablamos de presencia,  nos referimos a cuando una persona está en un lugar, pero no la vemos, o sea,  que va más allá de los sentidos.

Estas fueron las palabras textuales de Jesús:

Enseñen a los nuevos discípulos a obedecer todos los mandatos que les he dado. Y tengan por seguro esto: que estoy con ustedes siempre, hasta el fin de los tiempos.

-Mateo 28:20

Jesús dijo estas palabras:

El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él.

-Juan 14:23

Jesús es la verdad y todo lo que dice es verdad.  Por ende, no mintió cuando dijo que haría morada con nosotros.  Es una nueva vida, es la vida de Dios en nosotros.  Esto no es nuevo, es algo que Dios siempre deseo hacer, vivir dentro de nosotros.  Así fue profetizado por el profeta:

Les daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de ustedes. Les quitaré ese terco corazón de piedra y les daré un corazón tierno y receptivo.

-Ezequiel 36:26

El propósito de poner un nuevo espíritu dentro de nosotros era para que Dios pudiera habitar dentro de nosotros.  Esto solo podía ocurrir con un nuevo nacimiento, una nueva creación, un nuevo ser.  El apóstol Juan, lo explica de esta manera:

Mas a cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el derecho de ser hijos de Dios.  Estos no nacen de la sangre, ni por deseos naturales, ni por voluntad humana, sino que nacen de Dios.

-Juan 1:12-13

Esto fue lo que sucedió, nuestro espíritu estaba muerto (desconectado de Dios), estábamos contaminados con la naturaleza pecaminosa de Adán y sin esperanza.   Dios no remendó nuestro ser anterior, ya que éramos pecadores por naturaleza.  Esa naturaleza fue crucificada juntamente con Cristo en la cruz.  Cristo no tan solo llevó nuestros pecados, sino que nosotros estábamos con él en la cruz.  Hubo muerte de la naturaleza pecaminosa y resurrección a un nuevo ser, una nueva creación, una nueva naturaleza.  Así lo explica el Apóstol Pablo:

Pero Dios es tan rico en misericordia y nos amó tanto que, a pesar de que estábamos muertos por causa de nuestros pecados, nos dio vida cuando levantó a Cristo de los muertos. (¡Es solo por la gracia de Dios que ustedes han sido salvados!)  Pues nos levantó de los muertos junto con Cristo y nos sentó con él en los lugares celestiales, porque estamos unidos a Cristo Jesús.

-Efesios 2:4-6

Esta misma enseñanza se repite una y otra vez, esta vez Pablo le dice a los Romanos:

¿Acaso no saben ustedes que todos los que fuimos bautizados para unirnos con Cristo Jesús en realidad fuimos bautizados para participar en su muerte?Por tanto, mediante el bautismo fuimos sepultados con él en su muerte, a fin de que, así como Cristo resucitó por el poder del Padre, también nosotros llevemos una vida nueva.

-Romanos 6:3-4

Pablo le habla a los Colosenses sobre la resurrección, o sea, la nueva vida que tenemos en Cristo:

Ya que han sido resucitados a una vida nueva con Cristo, pongan la mira en las verdades del cielo, donde Cristo está sentado en el lugar de honor, a la derecha de Dios.

– Colosenses 3:1

Es importante entender que ahora somos hijos de Dios y este es un mensaje que se expresa por todos los escritores a través de la Biblia.  Él está con nosotros y en nosotros a través de su Espíritu Santo.  Así que su presencia está dentro de nosotros.  Él nos habita.

Estas son las palabras que expresan mi corazón, con respecto al Espíritu Santo de Dios:

Aquel Que Me Habita

Más que pensar en mí, pienso en aquel que me habita.
 Más que vivir mi vida, vivo la vida de aquel que me habita.
 Más que ir tras mis sueños, voy tras los sueños de aquel que me habita.
 Más que amarme a mí, amo al que me habita.
 Más que creer en mí, creo en aquel que me habita.

Cada vez que me miro en el espejo, más creo en aquel que me habita. 💖

Para muchos, morir al Yo es una acción diaria. Para ellos todos los días su Yo resucita.

Para mí fue un acto de una vez. Soy una nueva creación. Ya no vivo yo. 🙌🏻

«Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.»

-Gálatas 2:20

«y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos.»

-2 Corintios 5:15 RVR1960

Muchas veces buscamos la presencia de Dios en los lugares incorrectos, siguiendo personas que pensamos que nos pueden ayudar a encontrar la presencia de Dios.  Constantemente escucho personas manipulando las personas con este tema.  Dan a entender que ellos como predicadores poseen la presencia de Dios y tienen el poder de darle la presencia al que ellos deseen.  Esto crea un pueblo ignorante y débil, movidos por las emociones y no por convicción.

El día que entendamos que Dios está dentro de nosotros, nada nos será imposible.  Estaríamos seguro que Dios nos escucha y que Él siempre está a nuestro lado.

Al estar seguros de esto, la Iglesia comenzará a moverse, no por individuos especiales, sino por el Cuerpo de Cristo, la Familia de Dios que es la Iglesia, y está distribuida por todo el mundo.  Esto fue lo que dijo Jesús para todo aquel que lo crea:

Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo.

-Mateo 28:18-20

Comments

comments

tony@lopezpagan.com'

Tony López Autor