Creciendo en Intimidad con Dios

Creciendo en Intimidad con Dios

En las lecciones anteriores aprendimos acerca de la salvación, el pecado y sus consecuencias, pero esto no es el final. Es el comienzo de un crecimiento espiritual a través de una intimidad con Dios, estamos llegando a estos momentos por medio de las lecciones que seguirán. De aquí en adelante los momentos mas maravillosos de nuestra vida nueva en el Señor.

Así como crece un niño también nosotros necesitamos crecer espiritualmente, alimentarnos porque si un niño no se alimenta, muere. Lo mismo sucede con nosotros, hablando en términos espirituales. Hay muchas formas de crecer que son las siguientes: oración, lectura de la palabra de Dios y la adoración. Necesitamos desarrollar una intimidad con Dios, me gusta describir la palabra intimidad como el que muestra su verdadera naturaleza, en otras palabras desarrollar una amistad con el Señor Jesucristo y ¿a quien no le gustaría tener una amistad con Él?

¿Cómo se podría llamar a una persona que….?

  • Conoce todo sobre nuestra vida, los secretos que oculto guardamos y aun asa continua amándonos todo el tiempo.
  • Nos acepta tal como somos, pero que no acepta que nos conformemos con una vida mediocre.
  • Este tan cerca de nosotros que nos conoce todas nuestras faltas, ademanes y forma de ser. Es como si ambos tuvieran un mismo ser.
  • Desea que seamos bien honestos con el todo el tiempo.
  • Ha pasado por todas las experiencias que nosotros podemos pasar y esta dispuesto a ayudarnos a vencerlas.
  • Libremente ha escogido comprometerse a si mismo para ayudarnos y esta totalmente dispuesto a que juntamente, por mutua ayuda se desarrolle una relación de buenos amigos.
  • Siempre esta cerca.
  • Esta dispuesto a morir por nosotros.

Yo le llamaría mejor amigo. Solo una persona en el mundo puede ser esta clase de amigo. Su nombre es Jesús.

Jesús como mi mejor amigo

Cuando confiamos verdaderamente en Cristo y recibimos el regalo de la vida eterna, establecemos una relación El. Jesús viene a ser nuestro Salvador y Señor. Nosotros venimos a ser miembros de la familia eterna de Dios h formar parte de su Reino.

En cierta oportunidad Jesús dijo: Juan 15:13 – “nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga la vida por sus amigos”.

Como podemos crecer en nuestra vida espiritual? Comunicándonos con el Señor Jesús a través de la oración; orar es hablar con Dios.

¿Cómo orar?

Orar es dar gracias a Dios por las cosas concretas que El ha hecho por nosotros; es también una forma de comunicarle nuestras necesidades. Todo el mundo posee un instinto de orar: es parte de la imagen de Dios en el hombre. La oración va dirigida a Dios, Dios vive. En consecuencia, podemos entrar en contacto vivo, personal con El; podemos hablarle. Dios es un apersona, por lo tanto, debemos orar de una manera personal y especifica. Estemos conscientes de que estamos hablando con un Dios personal que se preocupa. El no es una maquina de fabricar respuestas.

 

 

Cuando oremos al mejor amigo, llamémosle por su nombre. Jesús dijo en; Juan 16:24 – “hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid y recibiréis para que vuestro gozo sea cumplido”.   Al orar, hagámoslo con seguridad, confiando que el va a contestar nuestra oración, la duda le desagrada.

Santiago 1:6-7 – “Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. No piense pues quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor”.

La Biblia es enfática, no recibiremos respuestas a nuestras oraciones. La oración no es un monologo, es un dialogo. Durante la oración habrá momentos de silencio para escuchar los comentarios y palabras del Señor Jesús; necesitamos crecer (madurar) e esta relación.

Como hijos ante el Padre celestial tenemos un derecho legal basado en lo que esta escrito en la palabra de Dios; dentro de estos derechos hay cosas que ya nos pertenecen y las cosas que nos pertenecen no las pedimos sino que las ordenamos.

Como hijos tenemos una herencia:

  • Herencia: es suceder legalmente uno al tiempo de su fallecimiento en bienes y acciones. En las próximas enseñanzas profundizaremos mas.
  • Testamento: es la ultima voluntad legada. En esta ocasión la persona que hizo el pacto murió, para que el pacto llegara a ser un testamento.

Jesucristo es el testador: testador es la persona que hace un testamento, que incluye una herencia y bienes. Hebreos 9:16-17 – porque yo le mostrare cuanto le es necesario padecer por mi nombre. Fue entonces Ananías y entro en la casa, y poniendo sobre el las manos, dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se apareció en el camino por donde venias, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo.

Para que haya testamento es necesario que el testador muera. El testamento con la muerte se confirma, pues no es valido mientras el testador vive.

  • Mediador: actúa a modo de garante. Persona encargada por el testador o e juez para cumplir la ultima voluntad y custodiar los bienes del finado; es nombrada jurídicamente, pero no en el testamento.

Jesús es el testador por su muerte y el mediador por su resurrección.

Hebreos 9:15 – así que, por eso es mediador de un nuevo pacto, para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna.

  • Jesús como fiador: fiador es alguien que te garantiza por si mismo y por su patrimonio personal que todo lo que se ha prometido te será dado absolutamente. Jesús muere como testador, pero también resucita para velar que nuestra herencia sea cumplida.

Entonces tenemos que, a través de esta enseñanza debemos orar no por nuestros sentimientos, sino apoyamos en nuestro basamento legal que es la palabra de Dios. De allí lo importante de leer las escrituras para saber cuál es esa herencia que el Padre nos ha concedido. Por eso Jesús dijo en una oportunidad lo siguiente:

Mateo 4:4 – El respondió y dijo: escrito esta: no solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.

 

Comments

comments

tony@lopezpagan.com'

Tony López Autor