Diferencias entre el Trabajo y el Empleo

Diferencias entre el Trabajo y el Empleo

Existen ciertos problemas en la traducción, y por eso, muchas veces hay cosas que nos se entienden correctamente.

Ej.
Job = Empleo
Work = Trabajo

El problema no es el trabajo, sino el ser empleado toda la vida. Dios le entregó al hombre trabajo antes que a una familia.

“Cuando el Señor Dios hizo la tierra y los cielos, no crecían en ella plantas salvajes ni grano porque el Señor Dios aún no había enviado lluvia para regar la tierra, ni había personas que la cultivaran. Después, el Señor Dios plantó un huerto en Edén, en el oriente, y allí puso al hombre que había formado. El Señor Dios puso al hombre en el jardín de Edén para que se ocupara de él y lo custodiara; “ -Génesis 2:4-5, 8, 15

Trabajo tiene que ver con tu pasión y dedicación. Puedes dedicar todo tu tiempo, aún sin paga, con algo que amas y te gusta hacer. Cuando trabajas estás funcionando bajo tu diseño para cumplir tu propósito en esta vida.

Myles Munroe dice que el trabajo es la llave maestra para accesar a tu potencial. El trabajo es una bendición que revela lo que puedes hacer. El trabajo siempre produce mayor crecimiento personal y mayor satisfacción que el descanso.

“Algunos sueñan con llevar a cabo valiosas obras, mientras otros se mantienen despiertos y las logran.”

El empleado es quien le realiza los sueños a otra persona. Decide entregar su tiempo a cambio de dinero para cumplirle los sueños a otra persona. El problema es que comienzas a ir detrás del dinero sin tomar en cuenta tus habilidades y tus dones. Es entonces que comienzas a intercambiar tu tiempo por dinero sin importar las consecuencias que al pasar el tiempo se vuelve en frustración. Esa frustración es producida por la inhabilidad de poder poner en función todo el potencial que está encerrado dentro de ti.

Ahora, el empleo debería de ser tu escuela, el lugar donde te adiestras, para luego trabajar por lo que te apasiona. El trabajo es la manera que Dios extrae tu potencial y a través de la actividad, abre las puertas de tu depósito interno y te enseña a cómo usar tus talentos y habilidades para poder cumplir con tu propósito en la vida.

Ahora, en medio de todo esto debes entender que:

“No podrás producir resultados divinos, a menos que Dios esté trabajando.”

El ser humano puede mejorar su propia vida, pero no llegará a funcionar como un ser divino. Recuerda que no son tus habilidades, sino el diseño de Dios y la vida de Dios, lo que produce los resultados de la vida abundante en ti.

Comments

comments

tony@lopezpagan.com'

Tony López Autor