El Perfecto Amor Echa Fuera El Miedo

El Perfecto Amor Echa Fuera El Miedo

El Padre ha desarrollado un plan para que puedas vivir la vida que él ha destinado para ti. Su deseo es llevarte a lugares emocionantes donde puedas disfrutar de todo lo que él ha creado para ti.

“Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.” –Santiago 1:17

Sin embargo, no todos sus hijos logran disfrutar de lo que él ha destinado para ellos. ¿Por qué ocurre esto? ¿Será que él tiene hijos favoritos? ¿A caso Su Palabra no afirma que: “él nos da todas las cosas para que las disfrutemos”?

“Deberían depositar su confianza en Dios, quien nos da en abundancia todo lo que necesitamos para que lo disfrutemos.” –1 Timoteo 6:17b

Es interesante ver cómo el miedo nos paraliza y evita que podamos disfrutar de las cosas de la vida que nuestro Padre ha preparado para nosotros. Es el miedo a lanzarte que evita que disfrutes. Es el miedo al fracaso que evita que vivas una vida exitosa. Es el miedo lo que hace que no utilices el potencial que llevas dentro. Es el miedo que crea las barreras que tienes en tu mente para que no vivas una vida abundante. Es el miedo el producto de tu imaginación, cultivada por las frustraciones de las personas que te rodean. Es el miedo que expresan los medios de comunicación para mantenernos esclavizados y atados a una vida llena de temores, angustia y dolor.

“Miren los pájaros. No plantan ni cosechan ni guardan comida en graneros, porque el Padre celestial los alimenta. ¿Y no son ustedes para él mucho más valiosos que ellos?” –Mateo 6:26

Dios siempre ha deseado que sus hijos puedan vivir una vida plena. Por esta razón, él desarrolló un plan para tu vida de principio a fin. Su deseo es que caminemos por el lugar que él ha preparado para nosotros, pero él no va a obligarnos a hacerlo.

Entonces, ¿qué hace Dios para que nosotros decidamos creer que lo que él nos ofrece es real y nos produce gozo y paz?

“Pues el reino de Dios no se trata de lo que comemos o bebemos, sino de llevar una vida de bondad, paz y alegría en el Espíritu Santo.” –Romanos 14:17

Él nos habla y nos exhorta a creer. Nos dice que nos lancemos en fe y que accionemos creyendo que recibiremos el resultado esperado. Pero a veces no deseamos escuchar y nos aferramos al miedo.

“Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho.” –Marcos 11:23

Cuando esto sucede, comenzamos a atravesar por un proceso el cual es producto de la dureza de nuestro corazón. No dispuestos a escuchar, porque el miedo nos domina. Es entonces que se las ingenia para que al final puedas vencer tus miedos.

Primero, comienza a alentarte con palabras de fe que te inspiran y te dan ánimo. Normalmente, es un profeta enviado por Dios para decirte lo mucho que te ama. Luego, te rodea de personas que comienzan a mostrarte cómo puedes vencer el temor, para que puedas ver que otros como tú, han decidido creer y disfrutar de lo que el Padre nos ha concedido.

«Ningún ojo ha visto, ningún oído ha escuchado, ninguna mente ha imaginado lo que Dios tiene preparado para quienes lo aman» –1 Corintios 2:9

En este tiempo, comienzas a sentir un trato especial del Padre hacia tu vida. Es aquí que su amor comienza a inundar todas las áreas de tu vida, proveyendo la seguridad que tanto necesitas para poder vencer el miedo que te paraliza. Después de un tiempo ves cómo tu nivel de creencia a crecido, sientes que el miedo ya no te paraliza y decides que deseas volver a intentarlo.

Al momento de estar apunto de intentarlo nuevamente, te sientes algo tembloroso, pero estas decidido a intentarlo una vez más. Es entonces que te lanzas y te das cuenta de todo lo que te habías perdido por causa del miedo. Posiblemente, tu cuerpo entero esté temblando y con la voz entrecortada, pero lo lograste. ¡Lo hiciste! Esta vez, el miedo no te detuvo y para ti, esa experiencia fue la marca de un antes y un después. Toda tu vida cambió a causa de esa decisión.

“Hasta ahora solo había oído de ti, pero ahora te he visto con mis propios ojos.” –Job 42:5

Lo interesante es que todo fue parte de la estrategia del Padre en lograr hacer que creyeras en sus palabras sin tener que obligarte. Él te conoce y sabe que tiene que decir y qué tiene que hacer para que decidas disfrutar la vida abundante que él ha diseñado para ti.

“Guié a Israel con mis cuerdas de ternura y de amor. Quité el yugo de su cuello y yo mismo me incliné para alimentarlo.” –Oseas 11:4

Ahora, lamentablemente hay personas que no entienden lo que el Padre hace con sus hijos. Él tiene claro que cada uno de sus hijos son diferentes, porque él los hizo así. Es por eso, que él tiene un trato especial y distinto con cada uno de sus hijos.

El que no entiende esto, comienza a cuestionar los tratos del Padre para la vida de cada uno de sus hijos. Y aún siendo hijos y el Padre habiendo tratado con ellos en un momento dado, se les olvida y les pasa como al hermano mayor del hijo pródigo. El padre, luego de haber declarado fiesta por el regreso del hijo perdido, el hermano mayor le cuestiona y siente celos de su hermano menor. Pero el Padre que conoce a cada uno de sus hijos, le responde diciendo que: “Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas.”

“Entonces se enojó, y no quería entrar. Salió por tanto su padre, y le rogaba que entrase. Mas él, respondiendo, dijo al padre: He aquí, tantos años te sirvo, no habiéndote desobedecido jamás, y nunca me has dado ni un cabrito para gozarme con mis amigos. Pero cuando vino este tu hijo, que ha consumido tus bienes con rameras, has hecho matar para él el becerro gordo. Él entonces le dijo: Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas. Mas era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque este tu hermano era muerto, y ha revivido; se había perdido, y es hallado.” –Lucas 15:28-32

¡Seamos aquellos que alienten a otros a seguir hacia adelante hasta que alcancen la madurez! Criticando y señalando los errores de nuestros hermanos no hará que estos cambien. Solo el amor de Dios junto al nuestro puede lograr hacerlo.

“El perfecto amor echa fuera el temor” –1 Juan 4:18

Nunca permitas que el miedo te paralice para que no puedas disfrutar de las cosas maravillosas que nuestro Padre ha preparado para ti. ¡Lánzate en fe!

“Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible.” –Marcos 9:23

Comments

comments

tony@lopezpagan.com'

Tony López Autor