el reino de Dios

¿Qué es el Reino de Dios?

Cuando hablamos del Reino de Dios debemos entender lo que significa la palabra reino. Ahora, ¿qué es el Reino de Dios según la Biblia?  En la Biblia, el reino de los cielos es lo mismo que decir el reino de Dios.  Reino significa gobierno, o sea, que cuando decimos el Reino de Dios o el Reino de los Cielos estamos hablando del gobierno de Dios

Debemos entender que la Biblia no es un libro religioso como muchos piensan, la Biblia es un libro legal.   La Biblia es la constitución del Reino de Dios.   El sistema de gobierno de Dios tiene una constitución, que es la Biblia.  Es donde encontramos los códigos, las leyes y los principios que rigen el gobierno o reino de Dios.  El reino de Dios es un gobierno teocrático y no democrático.

“El reino de Dios no es una religión, es el gobierno de Dios sobre una familia real con una mentalidad renovada.”

Es aquí donde  encontramos los códigos, leyes y principios divinos que rigen la vida de cada uno de sus ciudadanos.  La unidad de estos ciudadanos forman una ciudad, un país o una nación.  A su vez, estos ciudadanos son miembros que forman un solo cuerpo.  Ese cuerpo la Biblia le llama Iglesia.   La Iglesia es el cuerpo de Cristo y cada persona que ha nacido de nuevo es un miembro de la Iglesia.

“Así que el reino de Dios es el que gobierna en la vida de los ciudadanos de la familia real que es la Iglesia.”

Jesús hablando dice en Marcos 1:15 : “El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio”.  Lo interesante es que el que se acercó fue Jesús mismo.  Así que cuando hablamos del reino de Dios, nos estamos refiriendo a Cristo mismo.  Por eso la palabra nos envía a predicar el mensaje del Reino de Dios, o sea, predica a Cristo.

Si tu crianza fue alrededor de un sistema religioso, esto te parecerá algo distinto a lo que has escuchado, pero te invito a que leas la Biblia.  Busca todas las referencias que la palabra hace sobre: el Reino de Dios, el Reino de los Cielos, el cuerpo de Cristo, la Iglesia, la familia de Dios, etc.  Y verás que siempre ha estado ahí.  El problema ha sido que la religión se enfoca en lo que el hombre debe hacer, la palabra de Dios se enfoca en la persona de Cristo y en lo que él hizo.  Aquí te dejo algunos versos para que puedas leer y estudiar.

Referencia bíblica:

  • “Y los envió a predicar el reino de Dios, y a sanar a los enfermos.” Lucas 9:2
  • “Mas si por el dedo de Dios echo yo fuera los demonios, ciertamente el reino de Dios ha llegado a vosotros.” Lucas 11:20
  • “Mas buscad el reino de Dios, y todas estas cosas os serán añadidas.” Lucas 12:31
  • “De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.” Juan 3:3
  • “Y habiéndole señalado un día, vinieron a él muchos a la posada, a los cuales les declaraba y les testificaba el reino de Dios desde la mañana hasta la tarde, persuadiéndoles acerca de Jesús, tanto por la ley de Moisés como por los profetas.” Hechos 28:23
  • “La ley y los profetas eran hasta Juan; desde entonces el reino de Dios es anunciado, y todos se esfuerzan por entrar en él.” Lucas 16:16
  • “sino que os habéis acercado al monte de Sion, a la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial, a la compañía de muchos millares de ángeles,” Hebreos 12:22
  • “Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios.” Efesios 2:19
  • “Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular.” 1 Corintios 12:27

 

El reino tiene que:

  1. Influenciar la sociedad
  2. Gobernar su ambiente con dones y talentos
  3. Establecer su cultura

¿Cuál fue la intención original de Dios al crear al hombre?

Para conocer esto debemos ir al Edén.  

“Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.” -Génesis 1:28 RVR60

“Luego Dios los bendijo con las siguientes palabras: «Sean fructíferos y multiplíquense. Llenen la tierra y gobiernen sobre ella. Reinen sobre los peces del mar, las aves del cielo y todos los animales que corren por el suelo». -Génesis 1:28 NTV

Dios los bendijo, y hablándoles (hombre y a la mujer) les dio la capacidad de fructificar, multiplicarse, llenar la tierra y de gobernar, ser señores de todo.  Él les entregó el gobierno de la tierra al hombre y a la mujer.  No dice gobernemos, sino dice gobiernen, indicando así, que el gobierno de la tierra estaba en las manos de ellos.

Ahora lo que ocurrió en el Edén fue la manifestación de la idea que Dios tuvo en la eternidad.  Cuando leemos:

“sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación, ya destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros…” 1 Pedro 1:18-20

“según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él…” -Efesios 1:4

“Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo, para que vean mi gloria que me has dado; porque me has amado desde antes de la fundación del mundo.” -Juan 17:24

¿Cómo somos introducidos al Reino?

Es necesario nacer de nuevo para poder ver y entrar en el reino de Dios.  Es necesario ser hijo para poder tener acceso al reino de Dios.

“Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.  Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer? Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.  No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo.” -Juan 3:3-7

Antes éramos parte del reino de las tinieblas, por naturaleza:

“Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.” -Efesios 2:1-3

Al aceptar a Cristo hubo un nacimiento que nos permite entrar y tener acceso al reino de Dios.  Esto habla de naturaleza divina.

“Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;  los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.” -Juan 1:12-13

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.” -2 Corintios 5:17

y al nacer de nuevo, fuimos trasladado del reino de las tinieblas al reino de Dios:

“con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz; el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo…” -Colosenses 1:12-13

Ahora ciudadanos del reino, hijos de Dios y parte de la familia real.

“Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios…” -Efesios 2:19

“En cambio, ustedes han llegado al monte Sión, a la ciudad del Dios viviente, a la Jerusalén celestial, y a incontables miles de ángeles que se han reunido llenos de gozo. Ustedes han llegado a la congregación de los primogénitos de Dios, cuyos nombres están escritos en el cielo. Ustedes han llegado a Dios mismo, quien es el juez sobre todas las cosas. Ustedes han llegado a los espíritus de los justos, que están en el cielo y que ya han sido perfeccionados. Ustedes han llegado a Jesús, el mediador del nuevo pacto entre Dios y la gente, y también a la sangre rociada, que habla de perdón en lugar de clamar por venganza como la sangre de Abel.” -Hebreos 12:22-24 NTV

Jesús predicó acerca del Reino, por lo que Jesús se encarnó para regresarle al hombre el diseño de su corazón y reintroducir el Reino.

“Pero ustedes no son así porque son un pueblo elegido. Son sacerdotes del Rey, una nación santa, posesión exclusiva de Dios. Por eso pueden mostrar a otros la bondad de Dios, pues él los ha llamado a salir de la oscuridad y entrar en su luz maravillosa.” -1 Pedro 2:9

Jesús comienza su mensaje diciendo: “Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.” -Mateo 3:2

La palabra arrepentimiento significa: “Cambia de Dirección”, “Cambia tu modo de pensar”.

Es importante notar que quien se acercó fue Cristo, por eso, Cristo y el reino son una sola cosa.  El reino de Dios en nuestras vidas es Cristo gobernando en nosotros.

“A vosotros os es dado conocer los misterios del reino de Dios…” -Lucas 8:10

“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.” -Mateo 6:33

“Y los envió a predicar el reino de Dios, y a sanar a los enfermos.” -Lucas 9:2

“Vosotros, pues, orareis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre.  Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.” -Mateo 6:9-10

 

Comments

comments

tony@lopezpagan.com'

Tony López Autor