La Deshonra

La Deshonra

Qué triste cuando una persona, constantemente, repite el mismo error. Vemos y presenciamos hechos que añaden peso, restan fuerzas, y laceran corazones como consecuencias de la deshonra. Mucho hemos escuchado acerca del tema de la altivez de espíritu, de la estupidez humana y la ignorancia. Pero mucho más pesado es el tema de la Deshonra.

La Altivez de Espíritu, la Estupidez Humana y la Ignorancia

La altivez de espíritu es el resultado de creer ser el centro de todo, de creer siempre tener la razón, de creer tener el derecho de pisotear, humillar y ofender a los demás sin que hayan mayores consecuencias. La estupidez humana conduce a creer que solo uno tiene la visión correcta, la última palabra, la opinión irrefutable, la voz de mando sobre los demás. La ignorancia te lleva a nunca reconocer, en ti mismo, las señales de que eres un ser altivo, estúpido e ignorante. Cuando todo esto se une entramos a experimentar y vivir en carne propia ser prisionero de la deshonra.

El Peligro de la Deshonra

La deshonra es un error mortal que comete una persona presa de la altivez de espíritu, la estupidez humana y la ignorancia. Reconocer el peligro de la deshonra es tan importante que uno de los códigos más importantes dentro del Reino de Dios es precisamente la Honra. La honra en hebreo significa “Kabod” que traducido es peso, valor, precio, querido, preciado y precioso. Es tan determinante que Dios merece honra ó respeto reverencial.

La honra es tan importante que Jesús vivió hasta su muerte la continua honra ó respeto al Padre.

Las Heridas de la Deshora

La deshonra es todo lo contrario. Cuando nuestra conducta nos aleja del código de la honra lamentablemente entramos en terrenos de muerte y condenación. La deshonra lacera, hiere de muerte no solo las relaciones sino los resultados y bendiciones que conlleva guardar la honra.

Cuando un padre deshonra su relación conyugal, el resultado es separación. Cuando un hijo deshonra a sus padres el resultado es que nada la vaya bien en esta vida. Es tan importante ante los ojos de Dios este tema de la honra que el único mandamiento que conlleva promesa es este “Honra a tu padre y a tu madre para que tus días sean alargados sobre la tierra que Jehová tu Dios te da” (Ex. 20:12, Dt. 5:16, Ef. 6:2, Mt. 19:19 Cuando un padre es deshonrado su corazón se llena de decepción, su día se torna oscuro, su ojos se llenan de lágrimas, su interior sufre del peso de muerte en su espíritu.

Es triste ver cuando un hijo, en su altivez, estupidez e ignorancia te deshonra, te falta el respeto y luego divulga una historia distorsionada que apoya sus actos. Más triste es observar como otros se unen a ellos a esparcir este veneno.

La deshonra es el incumplimiento del código de honra dispuesto por Dios que solo conlleva pena y maldición.

Nuevamente, qué triste cuando con nuestra conducta y en lo que decimos demostramos cuán bien manejamos el tema de la deshonra. Sin embargo, Dios en su eternal sabiduría provee la llave para ser libres de la maldición de la deshonra: la reconciliación, y este es otro tema a discutir.

Comments

comments