La Fuente de tu Identidad es el Amor

La Fuente de tu Identidad es el Amor

Dios es amor. La fuente de tu identidad es el amor. Dios se miró y habló así mismo para crearte, luego formó el cuerpo en la tierra y te colocó dentro del cuerpo. Eres un ser espiritual, dentro de un cuerpo natural. Tu esencia, tu origen y tu naturaleza es divina, provienes del cielo.

Fuiste formado en amor y por amor. Fuiste creado para amar y expresar amor. Todo, absolutemente todo, ha sido creado por amor.

La biblia narra una historia de amor. Dios te creó por amor. Dios te creó para amarte. Aunque el ser humano le dio la espalda a Dios, él prefirió morir antes que vivir sin ti. La cruz es la historia que mejor describe lo que es el amor.

El discípulo amado lo expresa de la siguiente manera en una de sus cartas.

Dios nos ha dado su Espíritu como prueba de que vivimos en él y él en nosotros. Dios es amor, y todos los que viven en amor viven en Dios y Dios vive en ellos; y al vivir en Dios, nuestro amor crece hasta hacerse perfecto.

Si tenemos miedo es por temor al castigo, y esto muestra que no hemos experimentado plenamente el perfecto amor de Dios.

Nadie jamás ha visto a Dios; pero si nos amamos unos a otros, Dios vive en nosotros y su amor llega a la máxima expresión en nosotros. Y todo el que ama al Padre ama también a los hijos nacidos de él.

Queridos hijos, que nuestro amor no quede solo en palabras; mostremos la verdad por medio de nuestras acciones.

También hubo un hombre, luego de tener un encuentro con la fuente del amor, lo describió de la siguiente manera:

Si pudiera hablar todos los idiomas del mundo y de los ángeles pero no amara a los demás, yo solo sería un metal ruidoso. Si entendiera todos los planes secretos de Dios y contara con todo el conocimiento, y si tuviera una fe que me hiciera capaz de mover montañas, pero no amara a otros, yo no sería nada. Si diera todo lo que tengo a los pobres y hasta sacrificara mi cuerpo, podría jactarme de eso; pero si no amara a los demás, no habría logrado nada.

El amor es paciente y bondadoso. El amor no es celoso ni fanfarrón ni orgulloso ni ofensivo. No exige que las cosas se hagan a su manera. No se irrita ni lleva un registro de las ofensas recibidas. No se alegra de la injusticia sino que se alegra cuando la verdad triunfa. El amor nunca se da por vencido, jamás pierde la fe, siempre tiene esperanzas y se mantiene firme en toda circunstancia.

Tres cosas durarán para siempre: la fe, la esperanza y el amor; y la mayor de las tres es el amor.

El salmista constantemente, lo menciona en sus escritos, y lo expresa de distintas maneras.

Su compasión y su amor son inagotables. Su bondad y su amor te seguirán todos los días de tu vida. Con cuerdas de amor te ha rodeado. Su amor te cuida y te rodea su favor. Con cuerdas de amor has sido rodeado y atraído. Su amor es inigualable. Por su amor has sido librado de la muerte, por su amor estás aquí. Su fidelidad y su amor permanecen para siempre. Él te ha coronado con su amor.

El amor de Dios es el que actúa a favor de nosotros.

Una persona enamorada dijo lo siguiente: “Espero que puedan comprender, cuán ancho, cuán largo, cuán alto y cuán profundo es su amor. Es mi deseo que experimenten el amor de Cristo, aun cuando es demasiado grande para comprenderlo todo. Entonces serán completos con toda la plenitud de la vida y el poder que proviene de Dios.”

La Fuente de tu Identidad es el Amor.

Comments

comments

tony@lopezpagan.com'

Tony López Autor

Comentarios

    info@lideratus.com'

    Lideratus

    (7 junio, 2016 - 7:58 pm)

    El amor de Dios que sobrepasa todo entendimiento.

Los comentarios están cerrados.