Tipos y Sombras

La Importancia de Ver a Cristo en los Tipos y Sombras del Antiguo Testamento.

Lo primero que tenemos que saber es que todo el Antiguo Testamento fue registrado por Dios. Fue registrado por el Señor y escrito por hombres movidos por el Espíritu, con un único propósito: Testificar de Cristo.

El Antiguo Testamento testifica de Cristo como Vida, Cristo como Justicia, Cristo como Salvación, Cristo el Rey de un reino, Cristo la gloria del templo… Todo lo que Él es, la muerte que nosotros no podíamos morir y la vida que no podíamos vivir.  El Antiguo Testamento testifica, primordialmente, de Cristo ‘la mariposa’: De Cristo en resurrección, de una realidad eterna, de Cristo glorificado en un pueblo y de la relación que Él tiene en y con dicho pueblo.

Jesús dijo: “Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí” (Juan 5:39).

La pregunta sería: ¿Cuáles son todas y cada una de las cosas que hablan de él?

De una u otra manera, todo el Antiguo Testamento es el testimonio que lo proclama a Él en tipos y sombras.

Algunas preguntas básicas son: ¿Por qué tipos y sombras? ¿Cuáles son los diferentes tipos y sombras que hay? ¿Cómo sabe usted que está viendo correctamente los tipos y sombras?

La comprensión de que el Antiguo Testamento es la revelación de Cristo, es el punto de partida y fundamento de todo. Se podría decir de esta manera: La comprensión del Antiguo Pacto, es la revelación del Nuevo Pacto.

No es coincidencia, que muchas escrituras del Nuevo Testamento sean citas de escrituras, analogías, personas, lugares, cosas y dichos del Antiguo Testamento que dicen: “¡Miren! Esto es como la realidad a la que hemos venido en Cristo”. No fue sólo una casualidad que los escritores hallaran esos paralelos.

Dios, antes de crear el mundo, antes de hacer gente, lugares, instituciones y cosas que hablaran de Su Cristo, tenía ante Sus propios ojos, por así decirlo, a Cristo; tenía a Aquel que iba a demostrar por medio de tipos y sombras. Todo inició antes de que Dios creara el mundo. Algo ya existía antes de la primera creación, antes del Antiguo Pacto; y ese algo era el eterno Hijo de Dios. Todo lo que Dios hizo fue creado para darle expresión visible a Él.  Todo el Antiguo Testamento es el testimonio de Cristo.

¿Por qué Tipos y Sombra?

Lo Primero (el testimonio, las sombras, lo viejo) es la manera por la que nosotros conocemos y entendemos lo que Dios nos ha dado en lo Segundo (el cumplimiento, la sustancia, lo nuevo).

Así es como funciona. Pablo dice: “Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos” (1 Corintios 10:11). Todas esas cosas son para nosotros pinturas, ejemplos, sombras naturales de una realidad espiritual.

Dios, a través de tipos, sombras y cuadros naturales, como la puerta con sangre en ella, la muerte del cordero, el sumo sacerdote que lleva al pueblo en su pectoral más allá del velo para relacionarlo con Dios, la separación del Mar Rojo… está poniendo frente a los ojos del hombre algo con lo que pueda trabajar; el entendimiento de algo en lo que Él se convertiría y luego cumpliría en Sí mismo.

Al hacerlo, ‘pavimentó’ el camino para la venida del Señor. En un sentido, así como Juan el Bautista fue el precursor de la Persona de Cristo, el Antiguo Pacto fue el precursor del pacto de Cristo. El Antiguo Pacto fue lo que Dios estableció para pavimentar la vía, así habría ideas, conceptos, figuras, oficios, instituciones y ceremonias que Cristo llenaría con significado.

Dios, primero separó todas las cosas que es Cristo, las mostró a la tierra en muchas y diferentes formas, y luego las llenó de sustancia y significado. Si Dios no nos hubiera dado esos cuadros o sombras antes, no tendríamos el entendimiento o la capacidad para comprender las cosas que Dios llena de Cristo.

Más aún. En los tipos y sombras está el marco para entender la salvación que hemos llegado a tener en Cristo, y está establecido el marco para entender la necesidad del hombre de Cristo.

¿Por qué tipos y sombras? Porque Dios tiene una increíble, asombrosa, indecible e inescrutable salvación llamada Jesucristo; por eso, necesita muchos ángulos diferentes para acercarse a la comprensión de Él.

A medida que avanzamos en el Antiguo Testamento, los tipos y las sombras se van tornando más y más específicos. Empiezan siendo muy generales; empiezan con la vida versus la muerte, con el hombre que falla versus el hombre que no. Luego se hacen más y más específicos, y cuando finalmente llegamos al reinado de Salomón, hay muchos y diferentes cuadros de incremento, de victoria, juicio, sabiduría, casa, fiesta y ofrendas. Hay muchas cosas específicas de Cristo y de nuestra relación con Él, que se muestran en esos tipos y sombras.

Empiezan con el propósito, la pérdida de dicho propósito y la destrucción de ese hombre. Es decir, lo que Dios deseaba, cómo el hombre quedó corto del deseo de Dios, y lo que Dios tuvo que hacer con respecto a eso.

Los tipos y las sombras se meten en todas las complejidades de la provisión de Dios para el hombre: Dios provee una Semilla, una Tierra, una Herencia. Luego se meten en lo que significa para un pueblo la experiencia de esa herencia, ese incremento, esa relación, ese sacerdocio, ese reino y todos los detalles de eso.

¿Cuáles son los diferentes tipos y sombras que hay?

Hay demasiados; pero vamos a ver algunas categorías generales.

  • Cosas: Árboles, piedras, luz, agua, aceite…sólo para mencionar unos cuantos.
  • Personas: Adán, Abraham, Moisés, David, Salomón.
  • Relaciones: No sólo de personas, también las que hablan sobre algo de nuestra relación con el Señor, de nuestra relación con el Nuevo hombre o de nuestra relación con el viejo hombre.
  • Lugares: Hay lugares que tienen un significado importante. Lugares como Gilgal, el río Jordán, Jerusalén, Egipto, el desierto… Todos estos lugares tienen un significado espiritual recurrente.
  • Eventos: La partición del mar Rojo, el cruce del Jordán, el diluvio, una hacha flotando en el agua, un madero que es lanzado en un manantial amargo para tornarlo dulce… Todos estos eventos son importantes.
  • Leyes: Todas las leyes señalan alguna faceta de Cristo. Leyes que tienen que ver con una vida justa, con relaciones entre personas dentro del cuadro de lo que es el amor en la ley, con sacrificios, sangre, y todas las cosas que en general tienen que ver con el sacerdocio, leyes que tienen que ver con fiestas, ofrendas.
  • Oficios: El sacerdote y el rey son los más significativos, porque tanto uno como el otro empiezan con Melquisedec en Génesis; ambos salieron a relucir con increíbles detalles, y ambos fueron resumidos de vuelta, en Cristo.
  • Animales: En la Ley están los animales impuros y los puros, que hablan de los gentiles y de los judíos, y más allá, de lo que no está en Cristo y de lo que está en Cristo. También está el cordero, la paloma y el perro. Todas estas cosas tienen significado.
  • Metales. Plata, oro, bronce. Todos tienen significados muy específicos.

¿Cómo sabe usted que está entendiendo los tipos y las sombras?

No podemos sólo leer acerca del Tabernáculo y decir: “¡Un momento, tengo una idea! Esto es lo que pienso…” Eso es lo que con frecuencia hace la gente, y por eso encontramos afuera muchos libros de tipos y sombras, que en realidad son reflexiones del pensamiento individual de un hombre.

Pero la revelación de Cristo ES el entendimiento de los tipos y sombras.

No podemos aproximarnos a ellos desde la dirección equivocada. Para que los tipos y las sombras sean útiles, deben confirmar y explicar con mayor detalle, las cosas que el Espíritu de Dios está revelando de la sustancia. Y así tiene que ser con todo.

Cuando miramos los tipos y sombras, observamos la descripción y demostración de Dios de algo que Él necesita que primero sea una revelación en nosotros; ese es el orden. Por lo tanto, separados de la revelación de Cristo, aparte de ver nuestra muerte juntamente con Cristo, ustedes y yo vamos a pensar que los animales que mueren en la puerta del Tabernáculo, mueren en lugar de nosotros.

Nuestro entendimiento de la muerte de Cristo, la cual el Cuerpo de Cristo piensa que como Él murió nosotros no tenemos que hacerlo, va a ser la manera en que hemos entendido la de los animales: “¡Ellos murieron, por tanto yo no tengo que hacerlo!” Cuando en realidad, aquellos animales representaban nuestra muerte, una muerte en la misma puerta, en el mismo altar, una y otra vez; una mayor comprensión de la muerte, una mayor experiencia de la muerte que Dios reconoce. Pero nunca la veremos de esa manera, nunca veremos al altar de esa manera, si no vemos primero, a través de la revelación del Espíritu de Verdad, nuestra propia muerte allí.

La revelación del Nuevo Pacto viene a ser nuestro entendimiento del viejo; pero los detalles del Antiguo Testamento confirman y explican la realidad del Nuevo.

 

Fuente:  Zoe, Costa Rica por Jason Henderson

Comments

comments

tony@lopezpagan.com'

Tony López Autor