Un Día Desperté

Un Día Desperté a la Vida

La clave de todo es la vida.  La vida es el tiempo que se me ha otorgado sobre la faz de la tierra.  Ese tiempo es el que tengo para cumplir mi propósito.  Ese tiempo no se detiene, o sea, que mi vida se va agotando.

Debo decidir invertir mejor mi tiempo.  ¿Por qué no utilizar el tiempo para cosas más productivas? Existen maneras en las cuales empeño mi vida, la cuál, está conectada al tiempo.

Si deseo un auto empeño mi tiempo, si deseo una casa empeño mi tiempo, si me deseo unas joyas empeño mi tiempo, en la mayoría de las cosas, sin darme cuenta, empeño mi tiempo.

¿Cómo es esto?

Cuando voy a comprar un auto, pero no lo puedo pagar al momento, pues hago una promesa de pagarlo en 6 a 8 años, o sea, tiempo.  Luego voy a buscar un empleo e intercambio 8 horas diarias por dinero.

Así entrego todo mi potencial por 40 horas semanales, diciéndole a mi patrono haz todas las riquezas que puedas con mis talentos y habilidades en esas 40 horas semanales, te entrego 40 horas de mi vida semanalmente para que hagas lo que deseas con ellas, porque que yo no sé qué hacer con ellas, ni con mis habilidades, ni con mis conocimientos.

Dedique como 20 años de mi vida para adquirir un conocimiento que le será útil a otra persona.  Me enseñaron a entregar mi tiempo, o sea, mi vida para que otro obtuviera riquezas.  Me codificaron para intercambiar mi vida por las cosas que deseo, pero nunca me enseñaron a utilizar mis capacidades para obtener riquezas. El sistema de educación me lavó el cerebro y la religión fue su cómplice.  He sido moldeado, educado y conformado para ser esclavo del sistema.  Perdí mi identidad, no sabía para qué me habían diseñado, ni conocía mi propósito de vida, por lo tanto, vivía sin un destino.

Me empujaron con violencia para que cayera, pero alguien extendió su mano y me sostuvo.

Él me hizo verme al espejo, y vi su reflejo dentro de mi. Mientras más me miraba al espejo, más lo veía a él. Entonces comencé a parecerme a él. Me hizo saber que tenía el poder para crear las riquezas.

Mientras más me lo decía, más lo creía.  Comencé a ver cosas que ningún ser humano había visto, ni pasado por su mente.  Mis pensamientos comenzaron a elevarse; me di cuenta que tenía su mente.

Ya no soy yo, ahora es él en mí y yo en él.

Ahora veo las cosas que no se ven, y camino viendo lo invisible.  Ahora pienso, hablo y me muevo sabiendo que todo está hecho.  No puedo explicarlo, solo sé que sucede.Ya no me conformo a este sistema, mi mente cada día se va transformando.  No veo oscuramente por un espejo, veo la realidad de las cosas.  Su Espíritu me guía, él me enseña.  Mis pasos han sido enderezados; camino por el desierto y se convierte en una fuente de aguas. Las puertas correctas se abren y las que no se cierran.  Lo que para muchos es una crisis, para mi es la puerta que él abrió para que yo entrara.

Todo el que se acerca a mí, termina próspero y bendecido.  No está la palabra en mi boca y comienza a suceder.  No hago más que suspirar con un deseo,  y aparece.

Jamás imaginé algo como esto, estoy maravillado.  De momento, miro a mi alrededor y veo que  estoy rodeado de una familia numerosa y a todos nos ha pasado lo mismo.

¿Y tú? ¿Serás parte de mi familia?

Comments

comments

tony@lopezpagan.com'

Tony López Autor